EL CABALLO, MODA Y TRADICIÓN DESDE 1892

El Caballo es una firma sevillana fundada en 1892 fiel a la tradición que nació en el sevillano barrio del Arenal.

Los orígenes de El Caballo: empresa familiar desde sus comienzos, están directamente vinculados al animal que nos bautiza. Sillas vaqueras, arreos y aperos de labranza fueron los primeros artículos que salieron de nuestro taller del barrio del Arenal en 1892. Años más tarde, el progreso agrícola llevó la marca a la caza y la hípica, donde nuestros productos adquirieron un gran reconocimiento por su calidad y buen acabado. Este éxito, derivado del afán de perfección y respeto por la tradición artesana, llevó a El Caballo a saltar al mundo de la moda. Un salto con el que la marca encuentra definitivamente su razón de ser y se convierte en un referente de estilo y distinción

Una empresa familiar sevillana del antiguo barrio portuario del Arenal vecino al Rio Guadalquivir y a la Real Maestranza de Caballería. Este barrio fue famoso ya que por allí entraba toda al plata y el oro que en  siglo XVI y XVII  entraba  en  España  proveniente  de  América  –  conquistada  unos  años  antes por Colon, enviado por la Corona de España, a finales del Siglo XV. De gran arraigo en la ciudad, la peculiar forma de entender la vida de los sevillanos otorgan a “el Caballo” una personalidad propia que la distingue del resto de las firmas de moda.

La fidelidad al pasado, es desde donde El Caballo construye cada día su presente. De carácter cosmopolita, El Caballo combina los códigos de la tradición andaluza con otros más actuales, siendo sinónimo de un estilo de vida urbano y actual. El acabado final, el uso de la mejor materia prima posible y la atención a los detalles marcan el nivel de los productos finales. Renovación: El Caballo inicia una nueva etapa para entender mejor los tiempos actuales, pero manteniendo y reafirmando siempre los valores tradicionales como referentes. La revisión de los clásicos de la marca, que combinados con la utilización de nuevos materiales, dan como resultado colecciones clásicas en su concepto pero modernas en su realización.